Para asegurarte de capturar

fsfsfsfTen en cuenta que TU NO QUIERES ARRANCAR CON UN KERNEL QUE TIENE TODOS LOS SIMBOLOS DE DEBUG EN EL. Un kernel compilado con -g puede llegar facilmente a los 10MB de tamaño. No tienes que arrancar esta imán masiva, solo lo necesitas para poder usar después gdb(1) (gdb(1) quiere la tabla de símbolos). Al contrario, quieres mantener una copia de la imágen completa y crear una segunda imágen con los símbolos de debug desactivados usando strip -d. Es esta segunda imágen la que quieres arrancar.

Para asegurarte de capturar un “crash dump”, necesitas editar el archivo /etc/rc.conf y apuntar dumpdev a tu partición de swap. Esto hará que el script rc(8) use el comando dumpon(8) para activar los “crash dumps”. También puedes ejecutar manualmente dumpon(8). Después de un panic, el “crash dump” puede ser recuperado usando savecore(8); si dumpdev está en /etc/rc.conf, el script rc(8) ejecutará savecore(8) automaticamente y pondrá el “crash dump” en /var/crash.

NOTA: los “crash dumps” de FreeBSD suelen tener el mismo tamaño que la cantidad total de memoria física del sistema. Esto significa que si tienes 64MB de RAM, obtendrás un “crash dump” de 64MB. Debido a esto, tienes que asegurarte de tener suficiente espacio libre en /var/crash. Alternativamente puedes ejecutar savecore(8) manualmente y hacer la recuparación en otro directorio donde tengas más espacio libre. Es posible limitar el tamaño del “crash dump” usando options MAXMEM=(foo) para indicar la cantidad de memoria que el kernel puede ocupar. Por ejemplo, si tienes 128MB de RAM, puedes limitar el uso de memoria del kernel a 16MB para que el “crash dump” sea de 16MB y no de 128MB.

About the author